domingo, 16 de septiembre de 2018

HISTORIA DEL FEMINISMO EN 10 MINUTOS

En diez minutos, Carki Productions consigue acercarnos de una forma muy clara a los grandes hitos de la historia del feminismo.

 

sábado, 8 de septiembre de 2018

VIRGINIA WOOLF: "ORLANDO"

Fragmentos de Orlando  (1928), de Virginia Woolf.


Capítulo 4:
“(…) para que las mujeres puedan admirarte; negarte a que la mujer estudie, no sea que se ría de ti; (…), y encima ir por ahí como si fueran los reyes de la creación. ¡Cielos!”, pensó, “¡qué mentecatos nos hacen!... ¡Qué mentecatos son!” Y aquí, debido a determinada ambigüedad de sus palabras, parecía censurar por igual a ambos sexos, como si ella no perteneciera a ninguno; y de hecho, durante un rato pareció vacilar; era un hombre; era una mujer; ella conocía los secretos y compartía las debilidades de ambos.
(…)
            “Ignorantes y pobres como somos comparadas con el otro sexo”, (…) “armados ellos con todas las armas que poseen, mientras que a nosotras nos prohíben incluso conocer el alfabeto (…)”

(…)

El hombre tiene la mano libre para empuñar la espada, la mujer tiene que valerse de ambas manos para evitar que los rasos se deslicen por su espalda. El hombre mira al mundo cara a cara, como si hubiera sido hecho para su uso personal y conformado a su capricho. La mujer lo observa de reojo, con una total sutileza, incluso con desconfianza.

(…)

Una mujer sabe muy bien que, aunque un ingenio le dedique sus poemas, ensalce su buen juicio, solicite su crítica y beba su té, eso no significa en sí que respete su opinión, admire su entendimiento o esté dispuesto, pese a no disponer de un espadín, a no atravesarla con su pluma.

(…)

porque no se puede negar que cuando las mujeres se reúnen –pero chitón- tienen siempre buen cuidado de que las puertas estén cerradas y de que ninguna palabra acabe en la imprenta. Todo lo que las mujeres quieren –pero chitón de nuevo, ¿no ha sido eso un paso de hombre en la escalera? Todo lo que ellas quieren, íbamos a decir cuando los hombres nos han quitado las palabras de la boca.

Portada de la 1ª edición


Capítulo 5:
(…) La vida de la mayoría de las mujeres era una sucesión de partos. Se casaban a los 19 años y hasta que cumplían los 30 tenían de 15 a 18 hijos; porque abundaban los gemelos. Así llegó a forjarse el Imperio Británico;

(…)

¿No eran todas ellas débiles mujeres que llevaban el miriñaque para ocultar mejor el hecho, el gran hecho, el único hecho, pero no obstante deplorable, el hecho que toda mujer decente tenía que hacer lo imposible por ocultar hasta donde era posible ocultarlo, el hecho de que estaban a punto de tener un hijo? ¿De parir, en realidad, 15 o 20 veces, de modo que la vida de la más modesta de las mujeres se gastaba, después de todo, en ocultar lo que, cuando menos un día al año, se hacía obvio?

(…)

            Así permanecía lúgubremente de pie ante el ventanal de la salita (…), anclada por el peso del miriñaque que tan sumisamente había adoptado. Era mucho más pesado y más triste que cualquiera de los vestidos que había llevado hasta entonces. Ninguno había embarazado así sus movimientos. Ya no podía pasear por el jardín con los perros, ni correr ágilmente hasta el altozano y echarse debajo del roble. Sus faldas recogían hojas y paja. El sombrero de plumas se agitaba con la brisa. Los finos zapatos se mojaban y enfangaban rápidamente. Sus músculos habían perdido elasticidad. Se ponía nerviosa de miedo a que hubiera ladrones escondido tras los paneles de madera y temía, por primera vez en su vida, a los fantasmas por los pasillos.


Capítulo 6:
(…) Seguramente ya que es una mujer, y una mujer hermosa, una mujer en la plenitud de la vida, pronto dejará de lado sus pretensiones de escribir y de meditar y comenzará, al fin, a pensar en el guardabosques (y en tanto piense en un hombre, nadie la criticará por pensar). Y luego le escribirá una notita (y en tanto escriba notitas, nadie la criticará por escribir),

viernes, 24 de agosto de 2018

ROSALÍA: MALAMENTE


Malamente. Capítulo 1: Augurio.
Ese cristalito roto
Yo sentí cómo crujía
Antes de caerse al suelo
Ya sabía que se rompía (¡uh!).
Está parpadeando
La luz del descansillo,
Una voz en la escalera,
Alguien cruzando el pasillo.
Malamente (eso es) (así sí).
Malamente (tra, tra).
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal (mira).
Malamente (toma que toma) ('amonó).
Malamente (eso es) (¡'illo!).
Malamente.
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal.
Malamente (¡uh!).
Se ha puesto la noche rara,
Han salí'o luna y estrellas,
Me lo dijo esa gitana (¿qué?)
Mejor no salir a verla (no).
Sueño que estoy andando
Por un puente y que la acera (mira, mira, mira, mira)
Cuanto más quiero cruzarlo (¡va!)
Más se mueve y tambalea.
Malamente (eso es) (así sí).
Malamente (tra, tra).
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal (mira).
Malamente (toma que toma) ('amonó).
Malamente (eso es) (¡'illo!).
Malamente.
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal.
Malamente.
Aunque no esté bonita
La noche, ¡Undivé!
Voy a salir pa' la calle.
En la manita los aros brillando;
En mi piel, los corales
Me proteja y me salve
Me ilumine y me guarde
Y por delante
No voy a perder ni un minuto en volver a pensarte
Malamente (eso es) (así sí).
Malamente (tra, tra).
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal (mira).
Malamente (toma que toma) ('amono).
Malamente (eso es) (¡'illo!).
Malamente.
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal (¡'illo!).
Malamente (Toma que toma).
Malamente (¡'illo!).
Malamente (tra, tra).
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal ('amonó).
Malamente (Toma que toma) ('amonó).
Malamente (eso es).
¡'Illo!
Malamente.
Mal, muy mal, muy mal, muy mal, muy mal.
Malamente.

AITANA Y ANA GUERRA: LO MALO



Voy a salir.
No más fingir.
No más servir.
La noche es pa' mí no es de otro.
Te voy a colgar
Ya no hay vuelta atrás.
Si me llamas, no respondo.
Tira porque te toca a ti perder
Que aquí ya se perdió tu game.
Tiro porque me toca a mí otra vez
Solo con perderte ya gané.
Pero si me toca, toca, tócame.
Yo decido el cuándo, el dónde y con quién.
Que voy a darme a mí de una y otra y otra vez
Lo que tanto me quité, que pa' ti tan poco fue
Y yo voy, voy, voy lista pa' bailar
Porque tú, hoy hoy, me has hecho rabiar.
Y yo voy, voy, voy lista pa' bailar.
Tengo claro que no me voy a fijar
En un chico malo no, no, no
Pa' fuera lo malo no, no, no
Yo no quiero nada malo no, no, no
En mi vida malo no, no, no
Tú ya no estás
Dentro de mí,
Se han podrido las flores aquí.
Ahora
Ya no quiero rosas
Soy el león que se comió las mariposas
Tira porque te toca a ti perder
Que aquí ya se perdió tu game
Tiro porque me toca a mí otra vez
Solo con perderte ya gané
Pero si me toca, toca, tócame
Yo decido el cuándo, el dónde y con quién
Que voy a darme a mí ay otra y otra vez
Lo que tanto me quité, que pa' ti tan poco fue
Y yo voy, voy, voy lista pa' bailar
Porque tú, boy, boy, me has hecho rabiar
Y voy, voy, voy lista pa' bailar
Tengo claro que no me voy a fijar
En un chico malo no, no, no.
Pa' fuera lo malo no, no, no.
Yo no quiero nada malo no, no, no
En mi vida malo no, no, no, no
En un chico malo no, no, no.
Pa' fuera lo malo no, no, no, no.
Yo no quiero nada malo no, no, no
En mi vida malo no, no, no
Yo no te miro, y tú me vas a ver.
Yo no te escucho, y tú me vas a oír.
Paso de largo, yo voy a por mí
Esta noche bailo mejor sin ti
Yo no te miro, y tú me vas a ver.
Yo no te escucho, y tú me vas a oír.
Paso de largo y paso de ti
Esta noche bailo solo para mí
En un chico malo no, no, no.
Pa' fuera lo malo no, no, no, no.
Yo no quiero nada malo no, no, no
En mi vida malo no, no, no
En un chico malo no, no, no.
Pa' fuera lo malo no, no, no, no.
Yo no quiero nada malo no, no, no
En mi vida malo no, no, no
Pa' mala yo.
Pa' mala yo.
Pa' mala yo oh oh. 
Pa' mala yo oh oh oh.
Pa' mala yo.
Pa' mala tú.
Pa' mala tú.
Pa' mala yo.
Pa' mala yo.
Aitana War.